EN SAN LUIS: EL ‘REFRI’ VACÍO COMO LOS ESTÓMAGOS DE FAMILIA