COCHE BOMBA DEJA TRES MUERTOS Y CUATRO HERIDOS

AFGANISTÁN.– Un coche bomba suicida explotó en la puerta de entrada occidental de la capital afgana, Kabul, matando al menos a tres soldados e hiriendo a otros cuatro, dijo un funcionario afgano.

La explosión tuvo como objetivo un puesto de control de las fuerzas gubernamentales cerca de la puerta de la capital, Kabul, según el portavoz del Ministerio del Interior, Tariq Arian.

Nadie se atribuyó la responsabilidad de inmediato, aunque las sospechas recayeron inmediatamente sobre los talibanes.

El ataque al puesto de control del ejército sigue a semanas de violencia, incluido un ataque de hombres armados a principios de este mes que mató a 22 personas, en su mayoría estudiantes de la Universidad de Kabul. El asalto fue reivindicado por el grupo armado ISIL (ISIS).

El jueves, combatientes talibanes atacaron un puesto de control de las fuerzas de seguridad del gobierno en la provincia norteña de Kunduz, matando a cinco soldados e hiriendo a otros dos, dijo Esmatullah Muradi, portavoz del gobernador provincial. El Ministerio de Defensa de Afganistán afirma que 10 combatientes talibanes murieron en los combates.

El mismo día, el periodista radial Elyas Dayee fue asesinado en la provincia de Helmand, en el sur de Afganistán, en una explosión de bomba dirigida, dijeron las autoridades.

Dayee fue el segundo periodista asesinado en menos de una semana en lo que Human Rights Watch denunció como un patrón alarmante de “aumento de amenazas y ataques a los medios de comunicación por parte de los talibanes”.

Sin embargo, nadie se atribuyó la responsabilidad del ataque.

La violencia y el caos han aumentado en el país en los últimos meses a pesar de las repetidas reuniones en Qatar entre los negociadores del gobierno y los talibanes con el objetivo de poner fin a décadas de guerra implacable en Afganistán. Las dos partes han avanzado poco.

Al dirigirse el viernes al Diálogo de Seguridad de Herat, el jefe de negociaciones de paz del gobierno, Abdullah Abdullah, señaló la falta de progreso en las negociaciones y condenó el uso de la violencia por parte de los talibanes.

“Las conversaciones no han tenido ningún impacto en la reducción de la violencia y en la mejora de la situación de seguridad, entonces a dónde nos llevarán”, informó la agencia de noticias Tolo, citando a Abdullah.

El enviado de paz de Washington para Afganistán, Zalmay Khalilzad, ha estado presionando por un acuerdo sobre una reducción de la violencia o una tregua, que los talibanes se han negado, diciendo que un alto el fuego permanente sería parte de las negociaciones.

Las conversaciones fueron parte de un acuerdo negociado entre Estados Unidos y los talibanes para permitir que las tropas estadounidenses y de la OTAN se retiren de Afganistán, poniendo fin a 19 años de compromiso militar.

ALJAZEERA