EL SALVADOR, CON ALTO RIESGO DE PERDER SU DEMOCRACIA