MÁS DE MIL PERIODISTAS HAN MUERTO EN EL ÚLTIMO AÑO

LATAM.- La covid-19 ha causado la muerte de 1 227 periodistas en todo el mundo en el último año, recordó este lunes, 3 de mayo del 2021, con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa la ONG Campaña Emblema de Prensa (PEC), que también pidió a los gobiernos medidas para ayudar a los medios más afectados por la pandemia.

La organización, que hace un seguimiento anual de los periodistas fallecidos en el ejercicio de su profesión, subrayó que más de la mitad de los profesionales muertos por covid-19 eran latinoamericanos (668), mientras que en Asia hubo 281 decesos, en Europa 175, en África 56 y en Norteamérica 47.

“Es una tragedia sin precedentes y una gran pérdida para la profesión”, destacó en un comunicado el secretario general de PEC, Blaise Lempen.

La organización señaló que el número real de profesionales fallecidos en la pandemia podría ser mucho mayor, ya que muchos de los casos no se diagnosticaron o hicieron públicos, y subrayó que muchos periodistas estuvieron especialmente expuestos al virus por la necesidad de seguir trabajando en contacto con la sociedad.

Por países, donde más fallecimientos de periodistas por covid-19 se reportaron fue en Brasil (187), seguido de Perú (140), India (130) y México (109).

PEC subrayó el caso especialmente caso de la India, que vive una fuerte ola de nuevos casos de covid-19, y donde sólo en las dos últimas semanas se ha informado de la muerte de al menos medio centenar de periodistas a causa de esta enfermedad.

Unesco alerta sobre crisis económica y las amenazas crecientes para la prensa

La Unesco cerró este 3 de mayo del 2021 la edición 2021 de la Conferencia Global de Libertad de Prensa, celebrada en conjunto con el Gobierno de Namibia, en la que se alertó sobre la crisis económica que atraviesa el sector y sobre las crecientes amenazas a las que se enfrentan los periodistas.

Estos son dos de los puntos principales del documento de conclusiones finales del encuentro, titulado Declaración Windhoek+30 -en referencia a la capital namibia, que ha acogido la conferencia- que se publicó este lunes tras la clausura del evento y en coincidencia con la celebración del Día Mundial de la Libertad de Prensa.

La Unesco resalta la preocupación por las “amenazas a la seguridad de los periodistas y al ejercicio del periodismo libre”, entre las que incluye tanto viejos riesgos no resueltos -como asesinatos y detenciones de periodistas o restricciones a la libertad de expresión por parte de los Gobiernos en virtud de la “seguridad nacional”-, como otros nuevos, como el acoso en las redes.

Asimismo, la organización y los participantes de la conferencia -que durante cinco días incluyó a decenas de ponentes de todo el mundo que participaron en más de 40 debates- declaran su preocupación por la “severa crisis económica” que sufren los medios, agravada muy especialmente por la pandemia de coronavirus.

“Supone una amenaza existencial a los medios independientes en todo el mundo”, señala la Declaración Windhoek+30, en la que se recuerda que la “sostenibilidad económica de la prensa libre” es un “prerrequisito clave para su independencia”.

La declaración, presentada oficialmente en una ceremonia en Windhoek, también hace hincapié en que la información es un “bien de servicio público” al que todo el mundo tiene derecho y recalca que esa naturaleza es especialmente notable en situaciones de “emergencia” como la pandemia de covid-19.

Asimismo, los ponentes subrayan en la declaración la “urgencia” de dar a los ciudadanos del mundo “alfabetización informativa” como herramienta para combatir las noticias falsas.

“Los principios (respecto a la defensa de la libertad de prensa) siguen siendo los mismos; son los problemas los que evolucionan”, afirmó Guy Berger, director para la Libertad de Expresión y Desarrollo de los Medios de la Unesco, en la ceremonia de clausura.

Esta conferencia global marca el trigésimo aniversario de la Declaración de Windhoek, elaborada en su momento por periodistas africanos que reivindicaban una prensa libre en África y que desembocó después en la proclamación del 3 de mayo como Día Mundial de la Libertad de Prensa por parte de la Asamblea General de la ONU.

En este foro participaron desde reporteros y defensores de los derechos humanos a expertos en tecnología, pasando por representantes de organizaciones internacionales y gobiernos.

El secretario general de la ONU, António Guterres; el Nobel de Economía Joseph Stiglitz; el presidente internacional de The New York Times, Stephen Dunbar-Johnson; la abogada Amal Clooney; la presidenta del Consejo de Transparencia de Chile, Gloria de la Fuente González; o la secretaria general de Amnistía Internacional, Agns Callamard, fueron algunos de los nombres más destacados.

Además, la periodista filipina Maria Ressa -fundadora del portal Rappler y muy perseguida por sus críticas al presidente de su país, Rodrigo Duterte-, fue condecorada con el Premio Mundial de Libertad de Prensa Unesco/Guillermo Cano 2021 en una ceremonia celebrada también en la capital namibia.

EL COMERCIO DE ECUADOR

error: Content is protected !!