8 MILLONES DE JÓVENES MEXICANOS SIN TRABAJO Y 11 MILLONES CON REZAGO ESCOLAR

  • Otras 4 millones 196 mil personas jóvenes, no pueden salir a buscar trabajo

CDMX.- México llega al Día internacional de la juventud este 12 de agosto con un escenario poco promisorio para este importante sector de la población : 8 millones de jóvenes sin trabajo y otros 11 millones que apenas terminaron la secundaria, lo que les condena a nulas oportunidades de acceder a trabajos formales bien remunerados, con seguridad social y prestaciones.

De estos 8 millones de jóvenes sin trabajo, casi la mitad, esto es 3 millones 910 mil están en desempleo, es decir, están totalmente disponibles para trabajar o incluso están buscando activamente trabajo pero no lo consiguen.

En tanto que las otras 4 millones 196 mil personas jóvenes, no pueden salir a buscar trabajo por realizar labores domésticas y de cuidado en su hogar, de ellas, el 91% , es decir, más de 3 millones 600 mil, son mujeres, pues requieren estancias infantiles y otras medidas de economía del cuidado para poder incorporarse al trabajo remunerado, así como el reconocimiento del valor económico del trabajo del hogar, advierte la Alianza Jóvenes con Trabajo Digno con base en cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

El Día Internacional de la Juventud establecido por la ONU, tiene como objetivo llamar la atención sobre un conjunto dado de problemas culturales y legales que rodean a los jóvenes.

La Alianza Jóvenes con Trabajo Digno recuerda que las personas jóvenes representan más de la tercera parte de la población productiva potencial del país. Sin embargo, 8 millones de jóvenes, y sobre todo mujeres jóvenes, están excluidas de la economía y ya no siguen sus estudios.

Advierte que la exclusión de los jóvenes, hace más lenta la reactivación económica, multiplica la pobreza e incrementa la desigualdad, en México, de manera especial las barreras de género que afectan a las mujeres.

Por el contrario-agrega—la inclusión económica de jóvenes contribuye a ampliar el mercado interno, fortalece el tejido social y reduce factores de riesgo en las familias y las comunidades.

PRECARIEDAD LABORAL

El panorama para los jóvenes que si cuentan con un trabajo no es mejor. Hay 14 millones 273 mil personas jóvenes trabajando, sin embargo, la mayoría tiene trabajos precarios con sueldos que no alcanzan para obtener una canasta básica y no cuentan con prestaciones como seguridad social.

Un millón 682 mil jóvenes trabajan “a medias en México o están subocupadas aunque pueden y necesitan trabajar más tiempo (12%).

En tanto que 7 de cada 10 jóvenes que trabajan, esto es, 9 millones, carecen de ingreso laboral suficiente para cubrir el costo de dos canastas básicas. No pueden superar la pobreza para sí mismas y a una persona más.

Otros 8 millones 743 mil carecen de afiliación a la seguridad social. Trabajan sin acceso a salud, ahorro para el retiro, ingreso en caso de enfermedad y acceso a estancias infantiles y otras formas de protección social (62% de jóvenes ocupados).

La precariedad laboral tiene varias causas, una de ellas es la indefensión de quienes trabajan y dos formas muy difundidas de indefensión son la falta de contratos estables y la falta de organización sindical.

Por ello, 6 millones 797 mil jóvenes con trabajo asalariado carecen de contrato estable (68%) y 11 millones 10 mil jóvenes con trabajo asalariado carecen de organización sindical (93%).

En síntesis, la mala calidad de los trabajos en México está generalizada, pero afecta en mayor medida a personas jóvenes y en especial, a mujeres.

En ese sentido, la inclusión económica de jóvenes requiere reordenar el sistema laboral para poner los derechos laborales al centro y generar trabajo digno para todas las personas. La inclusión de jóvenes además requiere medidas específicas, para lograrla proponemos una estrategia viable.

ALEJANDRO PAEZ / CRÓNICA

error: Content is protected !!