ASESINAN A CIENTOS DE ALDEANOS EN PRIMEROS DÍAS DE SEPTIEMBRE

  • Las fuerzas de Tigrayan rechazan las acusaciones de los funcionarios locales en la región de Amhara de que mataron a decenas de aldeanos a principios de este mes.

ETIOPIA.- Médicos y funcionarios locales han dicho que más de 120 civiles fueron masacrados en la región de Amhara en Etiopía a principios de este mes, pero las fuerzas de la vecina Tigray rechazaron las acusaciones de que eran responsables.

Los asesinatos en la aldea de Chenna, cerca de la ciudad de Dabat, tuvieron lugar a principios de septiembre, según dijeron el miércoles a la agencia de noticias Reuters Sewnet Wubalem, el administrador local en Dabat, y Chalachew Dagnew, portavoz de la cercana ciudad de Gondar.

“Hasta ahora hemos recuperado 120 cuerpos. Todos eran granjeros inocentes. Pero creemos que el número podría ser mayor. Hay personas que están desaparecidas ”, dijo Sewnet.

Mulugeta Melesa, directora del hospital en Dabat, dijo a la agencia de noticias AFP: “Hubo 125 muertos en la aldea de Chenna … Yo mismo vi la fosa común”.

Mulugeta agregó que los residentes “todavía estaban buscando cadáveres en el área y el conteo continúa”.

Chalachew, el portavoz de la ciudad de Gondar, también dijo que había visitado el área de entierro en el pueblo y que entre los muertos había niños, mujeres y ancianos.

Reuters lo citó diciendo que los asesinatos se produjeron durante la “corta presencia” de las fuerzas de Tigrayan en la zona, y que ahora estaba bajo el control del ejército federal etíope.

Las cuentas no se pudieron verificar de forma independiente.

Posteriormente, las fuerzas de Tigrayan emitieron una declaración en la que rechazaron lo que llamaron una “acusación fabricada” por parte del gobierno regional de Amhara y negaron cualquier participación en el asesinato de civiles.

“Rechazamos categóricamente las afirmaciones de la participación de nuestras fuerzas en el asesinato de civiles”, dijo el comunicado, que fue publicado por el portavoz Getachew Reda en Twitter.

También pidió “una investigación independiente de todas las atrocidades” en la región.

La Comisión de Derechos Humanos de Etiopía, un organismo independiente pero afiliado al estado, dijo que estaba “alarmado” por los informes y que las fuerzas del orden estaban investigando para confirmar el número y las identidades de las víctimas.

El norte de Etiopía ha estado asolado por el conflicto desde noviembre de 2020 cuando el primer ministro Abiy Ahmed envió tropas a Tigray para destituir al partido gobernante regional, el Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF), una medida que, según él, se produjo en respuesta a los ataques del TPLF a los campamentos del ejército. El TPLF, que dominó la política nacional hasta que Abiy llegó al poder en 2018, dijo que las fuerzas federales y sus aliados lanzaron un “ataque coordinado” contra él.

Aunque Abiy, el ganador del Premio Nobel de la Paz de 2019, prometió una victoria rápida, la lucha se ha prolongado, con innumerables informes de masacres y atrocidades, incluidas violaciones y ejecuciones extrajudiciales, y cientos de miles de personas que sufren hambruna.

En junio, en un giro sorprendente en el conflicto, las fuerzas de Tigrayan volvieron a tomar Mekelle, la capital de Tigray, y las fuerzas federales se retiraron en gran medida.

Desde entonces, las fuerzas de Tigrayan han lanzado ofensivas en las regiones vecinas de Amhara y Afar, desplazando a cientos de miles de personas y provocando denuncias de ejecuciones sumarias y bombardeos indiscriminados.

Las fuerzas de Tigray han negado esos cargos, insistiendo en que simplemente están tratando de romper lo que describen como un bloqueo humanitario en Tigray y evitar que las fuerzas progubernamentales se reagrupen.

Los residentes de Chenna informaron que las fuerzas de Tigrayan controlaron la aldea a fines de agosto antes de que estallaran los combates contra las tropas progubernamentales a principios de septiembre, dijo a la AFP Sewunet, el administrador local.

Las fuerzas de Tigrayan luego mataron a tiros a civiles durante varios días a principios de septiembre antes de retirarse, alegó.

Al menos algunos de los heridos fueron trasladados al hospital universitario de la ciudad de Gondar.

“Los cadáveres no vienen aquí, pero hay algunos civiles heridos aquí”, dijo Ashenafi Tazebew, vicepresidente del hospital de Gondar.

“Hemos recibido cerca de 35, 36 civiles pero no estoy seguro de que todos sean de la masacre de Chenna. La mayoría tiene heridas de arma de fuego ”, dijo.

“Algunos de ellos, sus familiares ya están muertos y están pidiendo ir a los funerales” aunque necesitan tratamiento, agregó.

Las Naciones Unidas, los Estados Unidos y otros están presionando por un alto el fuego inmediato y un camino hacia las conversaciones para poner fin a una guerra que ha matado a miles de personas en el segundo país más poblado de África.

AL JAZEERA

error: Content is protected !!