QUEMAN VIVAS A 8 MUJERES, 324 HAN SIDO ACUSADAS DE BRUJERÍA EN 3 MESES

  • Aumentan los asesinatos por caza de brujas alentados por bajakazi, que afirman ser capaces de detectar brujas

KINSHASA.- Los asesinatos de mujeres acusadas de brujería han aumentado en una provincia oriental conflictiva de la República Democrática del Congo, según funcionarios y activistas de derechos.

Según informes, este mes han muerto quemadas o linchadas ocho mujeres en tres distritos de la provincia de Kivu del Sur.

Nelly Adidja, de la ONG Asociación de Mujeres en los Medios, dijo: “Registramos 324 acusaciones de brujería durante el período de junio a septiembre”.

En el distrito de Kalehe se han registrado 114 casos, incluidas cinco mujeres que murieron quemadas y cuatro que fueron trasladadas a destinos desconocidos por las denominadas milicias de autodefensa.

Kivu del Sur se encuentra en un arco de tres provincias que durante años han estado bajo el control de grupos armados, muchos de ellos el legado de guerras regionales que se libraron hace un cuarto de siglo.

Bosco Muchukiwa, director y profesor de sociología en el Instituto Superior de Desarrollo Rural en la capital provincial de Bukavu, dijo que el aumento de los ataques de caza de brujas se debe a un vacío en la gobernanza.

“Hay un resurgimiento del fenómeno porque el estado ha estado fallando en sus misiones principales: la policía y el sistema judicial no están haciendo su trabajo”, dijo.

Los ataques estaban siendo alimentados por bajakazi, predicadores falsos o psíquicos autodenominados, en su mayoría mujeres, que vivían localmente y afirmaban ser capaces de detectar brujas, dijo Muchukiwa.

“Es falso. No tienen ningún poder, pero juegan con la credulidad de las personas a las que manipulan para atraer más seguidores, mejorar su reputación y ganar más influencia en la aldea”.

Muhindo Cikwanine, abogado y experto en derecho parlamentario, dijo que la solución era “prohibir las salas de oración de estos charlatanes”.

“En 2014, los legisladores provinciales aprobaron un edicto que prohíbe el uso de la justicia popular en Kivu del Sur”, dijo. Sin embargo, la ley nunca se aplicó “y no se ha seguido con una adecuada campaña de concienciación entre el público”.

Thadee Miderho, jefa administrativa del territorio de Kabare, dijo que se habían registrado seis asesinatos desde principios de año, principalmente mujeres mayores de 60 años que habían sido designadas como brujas por los bajakazi.

Hace dos años, 11 acusadores fueron encarcelados durante seis meses, dijo. “Fueron liberados después de prometer cambiar de profesión, pero algunos de ellos continúan secretamente como antes”.

Los fiscales dicen que es casi imposible rastrear a las personas que llevan a cabo los asesinatos. “Siempre que hay un caso de justicia popular, los jefes de las aldeas dicen que fue hecho ‘por el público’ y no dan ningún nombre”, dijo Miderho.

Shasha Rubenga, maestro y activista de derechos, dijo que vio una caza de brujas el mes pasado en Cifunzi, una aldea de unas 2.000 personas cerca del parque nacional Kahuzi-Biega.

“Eran alrededor de las 5 de la mañana de un lunes. Hombres jóvenes andaban por el pueblo con una lista que tenía los nombres de 19 mujeres mayores de 65 años que habían sido designadas como brujas por una profetisa”, dijo.

La mayoría de las mujeres lograron huir de sus hogares, que luego fueron destruidos. Otros fueron salvados por tropas que dispararon al aire para dispersar a la multitud.

“Pero luego vi a estos jóvenes agarrar a un vecino que se llamaba Nyabadeux”, una anciana que tenía siete hijos. “La golpearon, la rociaron con gasolina y la prendieron con un fósforo”, dijo Rubenga.

AGENCE FRANCE PRESS

error: Content is protected !!