CONGRESO APRUEBA CELEBRAR JUICIO POLÍTICO PARA DESTITUIR AL PRESIDENTE

  • Con 78 votos a favor, 67 en contra, la Cámara de Diputados aprobó la acusación constitucional contra el presidente, y ahora quedará en manos del Senado decidir si destituyen al presidente

SANTIAGO DE CHILE.- Con 78 votos a favor, 67 en contra y tres abstenciones, la Cámara de Diputados de Chile aprobó este martes 9 de noviembre la acusación constitucional –como se le llama al juicio político en ese país– contra el presidente Sebastián Piñera, por las supuestas irregularidades en la venta de la mina Dominga en Islas Vírgenes, un paraíso fiscal, revelada en los Papeles de Pandora. Ahora el Senado deberá decidir si destituye al presidente, en una votación que se prevé más difícil para la oposición.

En una maratónica e inusual sesión que duró 22 horas, el congresista socialista Jaime Naranjo realizó una presentación de 14 horas y 20 minutos con la lectura de 1.300 páginas para lograr alargar la discusión a la madrugada, hasta que venciera la cuarentena por covid-19 de otro congresista y este pudiera llegar a dar su voto clave para sacar adelante la acusación constitucional. Naranjo, de 70 años de edad, solo tomó agua, comió pasas y paró en un par de ocasiones para ir al baño.

“Nunca antes en la historia de este país un presidente de la República había sido acusado por dos cosas tan graves como son violar los derechos humanos y haber puesto en duda el honor de la Nación”, justificó el parlamentario para iniciar su largo discurso.

Luego del intento fallido en el contexto de las masivas protestas en 2019, los congresistas opositores buscan sacar del cargo a Piñera por segunda vez. El presidente seguirá cumpliendo sus funciones pero no podrá salir del país.

Mientras Naranjo hablaba, el también diputado del partido izquierdista Revolución Democrática, Girogio Jackson, transmitía en sus redes su viaje por carretera hacia el Parlamento, en Valparaíso, a unos 100 kilómetros de la capital, Santiago. Su voto era indispensable para asegurar la mayoría necesaria, pero estaba en cuarentena obligatoria debido a que fue contacto estrecho del izquierdista radical Gabriel Boric, uno de los candidatos presidenciales más populares. Justo a la medianoche salió hacia el Congreso. Jackson es  jefe político de la campaña de Boric, por lo que el bloque de la centroderecha y de la derecha atañe el proceso a una jugada política.

A la 1:21 am, Jackson entró al Congreso. Cuatro minutos después, Naranjo terminaba sus más de 14 horas de discurso. Los parlamentarios opositores se sacaban selfies con él para celebrar el inicio del proceso contra el presidente. “¿Tiene mucha sed? ¿Comió?”, le preguntaron los periodistas a Naranjo tras su largo discurso en la Cámara. “Para nada”, dijo. “Esto hay que entenderlo como un ayuno, un ayuno que hice por las personas a las que se les han negado sus derechos”.

EL DIARIO

error: Content is protected !!