CIFRA DE MUERTES POR CORONAVIRUS EN EEUU SUBE A 40.000