CON 2.400 MUERTES POR COVID-19; EN EL PAÍS, EL HAMBRE ASECHA A MILES DE POBRES